¡Bienvenidas/os a Lemoa!

Como consecuencia de los procesos migratorios de personas que se están produciendo en los últimos años tanto entre poblaciones del País Vasco como del mundo, nuestro país ha sufrido algunos cambios. Dicha movilidad también ha provocado la llegada de nuevos/as vecinos/as a Lemoa. Dar un primer paso en la gestión de esa pluralidad ha sido lo que nos ha llevado a elaborar este protocolo de acogida.


Conocer y compartir la cultura, las costumbres y lengua de cada uno/a poniendo en el centro el conocimiento de nuestro pueblo, su historia, su realidad, la importancia del euskera… Para ello es importante impulsar el conocimiento mutuo entre las personas que viven en el pueblo, y a partir de ahí avanzar en el reconocimiento mutuo hasta llegar a una correcta convivencia. Para llevar adelante todo el proceso, tiene particular importancia hacer la acogida desde el primer momento, ya que puede facilitar la integración posterior de esas personas.


Hay que señalar que la acogida no solo se trata de la relación que se produce en el preciso momento de la llegada al pueblo. Para ser más concretos: no se trata de algo que deba hacerse únicamente en el momento del empadronamiento. La acogida es un proceso, en el que a la persona recién llegada al municipio se le debe reconocer desde el primer momento la condición de ciudadano/a y hacer que sea sujeto activo. Sería el proceso personal que viviría esa persona a partir de ese momento. En ese camino, además del Ayuntamiento, tienen suma importancia también los agentes del pueblo y ciudadanos/as para que se produzca la convivencia posterior al conocimiento y reconocimiento mutuo.


Tomando como base todo lo indicado, presentamos la siguiente Guía de Acogida. Fruto del trabajo conseguido como consecuencia de un proceso de sensibilización de meses de duración, y tras atender las necesidades surgidas. Es importante dar seguimiento a este protocolo y realizar bien la acogida, para conseguir una verdadera convivencia en nuestro pueblo.